google-site-verification=svZ8iJUoxD8RZw8aRWYBCrvo0mDJN3S0dhsn0daAdsE Música folclórica y su dominio público

Música folclórica y su dominio público

Actualizado: 18 de oct de 2019





Haciendo supervisión musical para una película independiente en México, me pidieron que buscara las licencias para las canciones “House of the Rising Sun” y “I Feel Like a Motherless Child”. Le comenté a las productoras que esas canciones no requieren de licencias porque son folclóricas y de Estados Unidos. No me creían. Me comentaron que la SACM (Sociedad de Autores y Compositores de México) les había cobrado por “La Cucaracha” y “Las Mañanitas”.


El término dominio público se refiere a materiales creativos que no están protegidos bajo leyes de propiedad intelectual tales como derechos de autor, de marca y de patentes. El público es dueño de estos trabajos, no un individuo, autor o artista.

WIPO (World Intellectual Property Organization), es un cuerpo de la ONU responsable de la administración de IPR’s (Intellectual Property Rights). Se convirtió en un foro importante para la negociación de principios al proteger el conocimiento tradicional y la cultura hereditaria intangible a través del Comité Intergubernamental en recursos genéticos, conocimiento tradicional y folclórico (IGC).


Para Blog Vintage News y houseoftherisingsun.org ; la canción “The House of the Rising Sun”, también llamada “El Blues del Sol Naciente”. Es originaria de Nueva Orleans y se data en 1800’s y WWI. La letra apareció primeramente en una columna musical por Robert W. Gordon llamada “Canciones viejas que hombres han cantado” en 1925. En 1933, la primera versión grabada fue por el artista Clarence Tom Ashley. Dicha canción, inclusive, data su creación antes de la creación de Nueva Orleans en 1718.


Por su parte, la canción “I Feel Like a Motherless Child” es una canción espiritualista de la cultura afroamericana. Su creación data a la era de esclavitud en Estados Unidos. Una de las versiones públicas primerizas fue por Fisk Jubilee Singers, alrededor de 1870’s.

Esto quiere decir que cualquier tradición cultural de una comunidad no tiene compositor o autor único y la autoría se le puede atribuir a la comunidad. Sin embargo, si en la película hubiesen querido usar la versión de “The Animals”, que es la más conocida, tendrían que pagar una muy buena suma de dinero. Ya que, no se tienen que pagar regalías al autor, pero sí al intérprete. El pago establecido para el uso de canciones se podría dar al interpretante de la pieza en la producción cinematográfica; en este caso a los actores. La música folclórica, al no tener un autor en específico, y sin utilizar grabaciones hechas por artistas reconocidos o discográficas, tiene uso de dominio público.


Según la UNESCO, folclor está definido como “la totalidad de tradiciones basadas en creaciones de una comunidad cultural, expresadas por un grupo o individuos. Los estándares y valores son transmitidas oralmente por imitación u otros medios. Sus formas, entre otras, son lenguaje, literatura, music, danza, juegos, mitología, rituales, costumbres, artesanías, arquitectura y otras artes.”


La Cucaracha es una canción folclórica de la época de la Revolución de México. La autoría es anónima y autóctona . Tiene una historia muy compleja y muchas interpretaciones. Entre burla a Victoriano Huerta, al apoyo de villistas y zapatistas, marihuana y demás.


Las Mañanitas, si tienen autoría. Aunque sea una de las canciones más populares que existen en el mundo, fue escrita por Manuel M. Ponce en 1914. El compositor, músico y director murió en 1948. Los derechos de autor, en muchos países tienen, una duración de toda la vida del autor más 50 a 70 años después de la muerte de éste. México es el único país con una duración de 100 años. Todas las autorías creadas antes de que la muerte de éstos haya sido en 1928; son de dominio público.


Una licencia “Máster” es aquella grabación, que normalmente le pertenece a la discográfica que la graba, y/o al autor de dicha pieza. Las cuales, se deben de pagar para poder sincronizar y tener regalías mecánicas. Las licencias de sincronización son aquellas usadas para acompasarse con imágenes o videos.


Si quieres cantar las mañanitas en tu película independiente, sí se tiene que pagar regalías de sincronización más no de máster.


Si quieres licenciar la cucaracha de Cepillín, se tiene que pagar de sincronización y máster. Si se interpreta por uno mismo, un actor o terceros, y no fue grabada en un estudio, no se tiene que pagar por nada.


La SACM es la editora que se encarga de todas las licencias para las obras del Maestro Manuel M. Ponce. Existe una versión de “La Cucaracha” que modificó Ponce con coros mixtos. Lo cual puede llegar a mal entenderse que él fue el compositor de esta obra. SACM no tiene en sus datos digitales información sobre dominio público y piezas folclóricas. Entendiendo que SACM se rige bajo las mismas leyes y cláusulas de WIPO no se debió de haber cobrado ningún tipo de licencia para la obra de La Cucaracha y no se deben de pagar por las otras piezas. Sin embargo, lo están haciendo. Y es por eso, que yo ya no soy supervisora musical de esa película.


Algunas canciones populares de dominio público:

La cucaracha

La Valentina

Corrido de la toma de Zacatecas

El Corrido de Madero

Feliz Cumpleaños

That’s all right

Rockin Robin

Deck the halls

Jingle Bells

Noche de Paz

La víbora de la mar

La rueda de San Miguel

Love Me Do

(52) 72 21 12 12 77

©2018 by Mariana Villanueva. Proudly created with Wix.com Videos do not belong to Mariana Villanueva

but their respective authors. There is no profit obtained from their display.